El DIA QUE CASI MUERO EN UN HICKING INTENSO OBLIGADO.

Hoy recuerdo con mucha emoción, la aventura que mi pequeña hermana me invito hacer, hasta hoy creo que pude recuperar el aliento (y no metafóricamente por la belleza de los paisajes y de todo lo que vivimos) sino literal por los kilómetros que me hizo recorrer para ver de cerca este glaciar en Alaska, muchos pensaran que fue fácil y que llegamos rápido, pero ¡NO! Llegar ahí fue toda una odisea primero viajamos por carretera, llegamos a un campamento donde nos dieron todo el kit y nos vistieron como “Minions”, luego un camioncito nos metió en medio del bosque y ahí inicio un hicking en el bosque INTENSO (yo con cero condicion, casi me vomito) luego tomamos un kayak en un rio helado (producto del glaciar) a lo lejos se podía ver el glaciar, así que dije: ¡Fácil ya llegamos! Pero ¡NO! Solo llegamos a una playa de piedras y a CAMINAR no sé cuántos kilómetros (si casi muero) pero GRACIAS a la emoción de mi hermana por cumplir su sueño de tocar el glaciar y también a la presión que sentía, pues en el Tour venían puros viejitos (obvio con más condición que yo, y si me dio penita)

Lo LOGRAMOS y hoy Agradezco que no me hayan dejado a la mitad del camino pues fue una experiencia única e inolvidable.

¡NO TE DETENGAS NUNCA! Aunque sientas que las piernas no te responden, te falta el aliento, aunque estas congelada y traigas todo el equipo de fotografía de hermana (jajaja) no te detengas! Siempre da todo de ti, aunque sientas que no puedes mas al final siempre habrá algo así de bonito para disfrutar. – LF

Please follow and like us: